ActualidadEstilo de vidaPenínsulaViaje

Chen Há evidencia desinterés de las autoridades por los cenotes

La Expedición Grosjean saneó por novena vez ese cuerpo de agua en Dzityá y hallaron metales, una bicicleta, escombro y peces de Brasil

Por MARTHA LÓPEZ HUAN

Fotos CORTESÍA SERGIO GROSJEAN 

El equipo que encabeza el arqueólogo y espeleobuzo Sergio Grosjean saneó, el pasado domingo 5 de diciembre, por novena vez el cenote Chen Há, ubicado en la comisaria meridana de Dzityá, donde extrajo diversos metales, llantas y una bicicleta.

—Ese cuerpo de agua es uno de los más importantes de Mérida, por eso no comprendemos por qué las autoridades de los tres niveles de gobierno permanecen estáticos ante la grave contaminación que registra —, comentó el investigador y director de Expedición Grosjean.

Aprovechó para hacer un llamado a las autoridades para frenar la grave contaminación del lugar. El problema sigue, a pesar que el equipo Grosjean denunció en 2006 el deplorable estado en que se encuentra.

Hasta hace 30 años, el cenote Chen Há era el predilecto de bañistas meridanos y grupos Scouts que acamparon por décadas hasta que cayó en desgracia debido a la instalación de una granja porcícola que estaba a pocos metros. 

Actualmente ya no existe ese foco de contaminación, pero el lugar es afectado por turistas irresponsables y personas que utilizan la zona como basurero clandestino.

Con apoyo de habitantes y ejidatarios de Dzityá, Fundación Bepensa, Ingenio La Joya y espeleobuzos que colaboran con Expedición Grosjean lograron extraer gran cantidad de residuos sólidos. Del cuerpo de agua sacaron llantas, una bicicleta, artes de pesca, metales, plásticos y vidrios, entre otros. 

Además, toda el área se encuentra infestada de basura: cientos de toneladas están apiladas en cerros revueltos con escombro. Esa basura concluye su trayecto en el cenote Chen Há.

—Lo triste es que en las últimas fechas arrojaron escombro, algo que nunca habíamos registrado. Otro dato revelador es que en ese  cenote depositaron peces provenientes de otras partes del planeta, como el pez Ángel (Pterophyllum scalare) oriundo de Brasil —, agregó Sergio Grosjean.

Aunque esos ejemplares se han popularizado en acuarios de Yucatán, tiene graves consecuencias si los dejan en cenotes, ya que acaban con el ecosistema natural. El pez Ángel es una especie capaz de exterminar a las nativas.

En la jornada dominical, el equipo Expedición Grosjean recolectó unos 300 kilos de residuos sólidos.

—Hacemos un atento llamado a las autoridades de Yucatán para poner fin a la contaminación del lugar, ya que representa un problema grave de salud pública —, aseveró.

Finalmente agradeció a los espeleobuzos Raúl Vázquez, César Ruiz, José Palacios, Luis Felaco y Cristian Celum, quienes una vez más pusieron en riesgo su salud al extraer los residuos sólidos del fondo de ese cenote, cuya belleza desaparece ante anta basura.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido Yá ax ché
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?