ActualidadCulturaEstilo de vidaLibre ExpresiónPenínsulaViaje

Cozumel, el Paraíso después de casi dos años de Pandemia

La llegada del COVID-19 dejó una gran marca en la humanidad, llevándose a su paso a seres queridos e hizo que el mundo entero se detuviera…, nadie estaba preparado y muchos no entendieron

Por MERARI OJEDA RODRÍGUEZ* Especial para YA´AXCHÉ

COMPOSICIÓN GRÄFICA YA´AXCHÉ

La gente ha cambiado y su ritmo de vida también, como lo ha sido en la isla de Cozumel, donde, desde mucho antes de la pandemia, cada semana se llenaba de nuevos visitantes felices tras conocer cómo viven los isleños y disfrutando las áreas naturales que esta misma isla les ofrece.
Durante 2019, la isla de Cozumel se encontraba en la cima de su
apogeo, con la llegada de aproximadamente mil 300 cruceros y 5 millones de cruceristas; cifra que rebasa lo registrado en otras regiones del Caribe. Era una época que pudiera calificada como de ensueño.
Todo esto tuvo un fin con la aparición del COVID-19, los turistas dejaron de llegar
y, por consiguiente, el dinero dejó de girar, lo que llevó una gran crisis tanto para las empresas como para los encargados de llevar alimento a los hogares.
Mientras los cruceros no retomaban sus operaciones normales, los 22 hoteles
que integran la Asociación en Cozumel tuvieron que buscar una forma creativa para llamar la atención de los pocos viajeros que llegaban. Aunque no era lo que ellos querían, debieron bajar sus tarifas de alojamiento y servicios.

PERDIDOS TRES DE CADA DIEZ EMPLEOS
El turismo en la isla de Cozumel generaba unos 12 mil empleos directos e
indirectos en, de los cuales, tres de cada 10 han sido borrados por la llegada de la
pandemia. Ante esta situación, el gobierno municipal realizó estrategias para mantener a flote a la sociedad con trabajos temporales.
Las familias cozumeleñas muestran lo difícil que es vender lo que se tiene
y recuperarse de la perdida…, y más la forma de vida de un vendedor de artesanías, con historias no contadas de cada artesano de la isla que inició y terminó de manera totalmente distinta, pero que los llevó a lo que hoy en son. Muchos de los comercios que se conocen ahora, lucharon durante pandemia, dándole a la misma gente una forma de emprendimiento fuera de lo común.
La gente sabe que ya nunca se regresará a como se vivía antes, ahora es tiempo de acostumbrarse, mantener una línea invisible que divide las actividades que se hacían antes y ahora. La venta de artesanías y otros productos en los muelles tuvo que cambiar, los comercios debieron adaptarse al encontrarse con una crisis económica no prevista, los despidos ya eran el pan de cada día y los trabajadores se preparaban lo mejor posible para lo que se avecinaba.
Cozumel, una isla muy turística, tuvo que disminuir sus precios y las ganancias disminuyeron, obligando a los mismos isleños a salir adelante con lo que tenían a la mano. La unidad de las mismas personas hizo que la isla no cayera en una desesperación total, cegados por una esperanza hacia el fin del confinamiento tan anhelado y que no llegaba.

POR LA PANDEMIA, MEDIDAS IMPOPULARES
Tras casi dos años de contingencia sanitaria, la isla poco a poco se fue acostumbrando a manejar los protocolos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).  Al presentarse brotes cada cierto tiempo, el Municipio puso un toque de queda, para que todos estén en su casa a cierta hora y manteniendo así la interacción de las personas en un 20 por ciento.

 Muchos no estuvieron de acuerdo y se saltaban la hora marcada, pero ante las sanciones, la gente poco a poco fue cediendo. También, con el tiempo, al no querer obedecer, muchas personas se contagiaron y perecieron, mientras las perdidas iban en crecimiento.
Las restricciones de movilidad y reunión, aunadas a las bajas o nulas entradas de dinero, no fueron recibidas con agrado y la gente ya estaban desesperada. El regreso de los cruceros estaba cada vez más lejos. El panorama era desolador: las luces que antes alumbraban los muelles, ya no se encontraban en el mismo lugar y la isla se pintó de nostalgia.

Los cozumeleños buscaron otras estrategias ante un lejano regreso de cruceros; había que ver cómo sobrevivir y se llegó a subir los precios a algunos productos. Así, a los pocos turistas que llegaban les cobraran casi el doble de lo que era anteriormente.
Al paso del tiempo, las buenas noticias se fueron juntando, el confinamiento se levantaba y el toque de queda se estaba aplazando poco a poco, dándole acceso a las personas a una rutina más larga que lo anterior.

Gradualmente se empezaron a abrir nuevas estancias en la isla, se aplicaron nuevos métodos que antes no habían sido probados y, de cierta forma la pandemia marcó a todos, dándoles un antes y un después de.

La gente vivió todo el proceso como un reto, una experiencia y una forma de estar atentos a las cosas que no se ven y que de cualquier manera son difíciles de predecir ¿Quién diría que la isla caribeña con una buena entrada del turismo iba a sufrir muchas perdidas por falta de los mismos?
Todo iba acomodándose completamente y aunque la espera fue mucha, los
cruceros empezaron a llegar a los muelles de la isla y los más emocionados de todo esto eran los mismos isleños quienes veían esto como una salvación a todos sus problemas. Y no era para menos, ya que algunos puestos desaparecieron y a otros les dio una esperanza para seguir con la venta de sus productos.
La bienvenida que se le dio a los cruceros fue la mejor, muchos isleños
estaban parados grabando el momento cuando el crucero pegaba en el muelle, compartiendo fotos en redes sociales, mostrando su felicidad por que los cruceros están de vuelta y su economía podría ir en mejoramientos. Las fotos no paraban de correr por las plataformas, mostrando muchos turistas quienes estaban ansiosos por conocer un poco de la belleza de la isla.
Hubo muchos pros y contras en todo lo sucedido, tras no vender la mercancía que
los puestos ya tenían muchos subieron el precio, como estrategia para obtener ganancias.

COMPLETARÁN 400 CRUCEROS ESTE 2021
El presidente municipal de Cozumel, Pedro Joaquín Delbouis, indicó que cerrarán el año con un aproximado de 400 de los también llamados hoteles flotantes, pues en lo que resta del 2021 más líneas navieras seguirán incorporando a la isla en sus itinerarios.

La isla poco a poco se va recuperando del desabasto que trajo la pandemia con su llegada., Las medidas de seguridad que se le han dado a la población, son necesarias para no elevar la taza de contagios y si se quiere regresar a los trabajos con 100 por ciento de éxito, se necesita cumplir.

Quizá algunos turistas ya no usen sus cubrebocas, pero es necesarios que la población siga los protocolos y de esa forma buscar cuidarse para no iniciar otra pausa en lo que ya se ha logrado. Los cozumeleños se ven más animados que antes, dando a conocer que todo se puede superar, y aunque falte mucho para que la isla de Cozumel regrese a sus cifras máximas, los habitantes ya están previstos para lo que pudiese venir, mostrando que las adversidades son pequeñas a lado de la gran población que tiene la isla.

*Periodista Especializada de Cozumel

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido Yá ax ché
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?