ActualidadEstilo de vidaLibre ExpresiónMundoPenínsulaVistazos

Carrillo Puerto y la hora de Dios …

por Miguel II Hernández Madero*

caronte@yaaxche.com.mx

En México como en muchos otros países, para ahorrar energía se recurre el cambio de horario, adelantando o atrasando el reloj una hora, según sea la temporada,  pero en la Península el municipio de Felipe Carrillo Puerto marcó su “hora rebelde”.

Los mexicanos ya nos hemos acostumbrado a esto, aunque un primer intento durante el sexenio 76-82, no tuvo buena acogida porque en sí solamente involucró a la Península de Yucatán que resultó con una hora por delante del centro del país, pero eso fue otro cantar y por otros motivos.

Desde 1996 se implementó en México ese cambio de horario, con el argumento de ahorro de energía al aprovechar la luz del día para realizar las actividades. El ciudadano común se sigue preguntando dónde queda el “tan mentado” ahorro si sus recibos de consumo siguen llegando altos, pero se les responde que eso se refleja en la producción nacional  y a regañadientes se cumple con la medida.

Hubo reclamos en el principio, se habló de “la hora perdida”,  del desfase del metabolismo, etc., pero a final de cuentas todos han ido adecuando sus relojes en abril y en octubre.

Bueno, CASI todos. Sonora y Quintana Roo son la excepción, pero en el caso Peninsular destacó una comunidad por oponerse desde el principio. Se trata del municipio de Felipe Carrillo Puerto, en el sureste mexicano.

Es una zona que comprende lo que antes fue un reducto de resistencia de los mayas rebeldes durante la Guerra de Castas y aunque el conflicto fue siendo apaciguado gradualmente a partir de 1861 hasta 1900, en lo que comprende esa región las cosas seguían tensas hasta 1930, cuando por fin se reconoció la autoridad del gobierno Mexicano.

Sin embargo las tradiciones se mantienen. La tradición de los mayas está presente en el municipio,  independientemente de cuál sea el origen de cada persona.

Así, para el maya el tiempo no es un asunto de los hombres, es algo movido por los dioses y ya puesto desde el punto de vista cristiano, es cosa de Dios.

Por ello, el reloj que se levanta en el parque central de Carrillo Puerto no se adelanta, ni se atrasa, sigue con la misma hora, porque “es la hora de Dios”.

Desde su aplicación los habitantes de Carrillo Puerto no han respetado el horario de verano, no adelantan su reloj, para ellos solo existe una hora, porque además no les lleva ni un beneficio y ni afecta sus labores diarias.

Y es sencillo para ellos: las labores agrícolas se rigen por la salida y la puesta del sol. La preparación de alimentos se determina por cuando el cuerpo lo requiere, o sea cuando se sienta hambre. Así, todo lo demás no tiene porqué moverse, ni va a variar por adelantar el reloj una hora.

Este pueblo es el único que no adelanta o atrasa su hora. Por eso en el estado de Quintana Roo, a donde pertenece el municipio cuando se refieren a Carrillo Puerto, se refieren a la “hora rebelde”, que rige en la ciudad y sus comisarías.

Años atrás matizaban esta postura con marchas de protesta cada año, refrendando que no cambiarían su horario y recalcaban que tendrían la “hora de Carrillo Puerto”, por encima de la hora adelantada y tanto escuelas como dependencias se apegan a esa costumbre, aunque se trate de oficinas del Gobierno Estatal o Federal.

­Han pasado años y la voluntad de los carrillenses ha prevalecido. Los demás dicen que tienen su “hora rebelde”, ellos responden que no es así, que tan sólo siguen la “hora de Dios”, porque el tiempo no es cosa de hombres.

Hasta la próxima…

  • Historiador, Periodista y Escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido Yá ax ché
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?