Cultura

La OSY avanza con paso firme entre las orquestas de México 

A 18 años de su creación, logró romper el silencio sinfónico en el Sureste con obras de grandes compositores, ballet, ópera y coros 

Por Martha López Huan 

La Orquesta Sinfónica de Yucatán celebra 18 años con mucho orgullo, porque no tuvimos que esperar a la mayoría de edad para realizar nuestros sueños y hacer grandes cosas, manifestó Miguel Escobedo Novelo, director General del Fideicomiso Garante de la OSY (Figarosy).

«Nuestra orquesta fue precoz, ya que desde sus inicios registró muchos éxitos, como giras al Palacio de Bellas Artes, Teatro Juárez, al Festival Cervantino en Guanajuato y recibió a la Compañía Nacional de Ballet de Cuba que entonces dirigía Alicia Alonso», agregó.

En entrevista exclusiva, Escobedo Novelo desgranó paso a paso el andar de los 64 músicos de 11 nacionalidades que integran la Orquesta Sinfónica de Yucatán que dirige el maestro Juan Carlos Lomónaco, cuyo repertorio que incluye grandes joyas musicales rompió el silencio sinfónico en el Sureste de México.

«Tener a miles de personas en el Teatro José Peón Contreras disfrutando los conciertos en las XXXVII Temporadas nos llena de satisfacción, porque desde hace 18 años enseñamos, le hemos dado al yucateco la oportunidad de escuchar en vivo las Sinfonías de Beethoven, Mozart y Brahms, entre otros», explicó.

Enumeró otras satisfacciones, «hay muchas, pero la más importante es tener una orquesta como la que tenemos, a un director titular, cuya trayectoria nos da mucho prestigio y tener como sede el Peón Contreras», que recientemente cumplió 114 años.

Ejemplificó con libros el silencio sinfónico que hubo en la Península de Yucatán.

«Imagínense una ciudad donde los habitantes no tuvieran acceso a los libros, que no pudieran leer a Shakespeare,  Alexandre Dumas, Víctor Hugo, Julio Verne u Octavio Paz. Ahora imaginemos al mundo sin la oportunidad de escuchar la obra de grandes compositores, como Beethoven, Brahms, Schubert, Bach, Mozart y otros clásicos», dijo y su voz se volvió a llenar de orgullo.

Ahora, cada fin de semana la Sinfónica de Yucatán pone a disposición del público, turistas y alumnos un repertorio mexicano e internacional que en los primeros años incluyó las óperas «Carmen» de Bizet, «La Traviata» de Verdi, «Sansón y Dalila» de Saint Saens, «Las bodas de Fígaro» de Mozar, «La Cenerentola» de Rossini y «Pagliacci» de Ruggero Leoncavallo.

El Fideicomiso Garante y el Patronato se sienten orgullosos de coordinar proyectos de ópera y ballet para complementar un mosaico de obras, en las que también estuvieron presentes el Taller de Opera, Coros de Yucatán y la Escuela Superior de Artes, donde varios de los músicos, por su nivel, imparten clases.

Sin embargo, Escobedo Novelo manifestó que a la OSY le falta pagar más deudas a Yucatán.

«Hay óperas y títulos de ballet que no hemos presentado, Sinfonías que nunca hemos tocado y eso nos deja una mezcla de satisfacción por lo que ya se hizo y un deseo enorme de hacer lo que todavía falta», aseveró.

De hecho, lo que más anhelan los directivos de la OSY es concretar sus viajes internacionales, «justo antes de la pandemia nos íbamos a España, Perú y Colombia, pero las condiciones no se dieron».

UNA JOVEN TRIUNFADORA 

A pesar de ser una orquesta joven, la Sinfónica de Yucatán es una de las mejores de México y su calidad musical e interpretativa le ha permitido acompañar a artistas de la talla de los tenores mexicanos Placido Domingo y Javier Camarena, el peruano Juan Diego Flores, la soprano Sara Brightman, la mezzosoprano Elina Garanca, Armando Manzanero y grandes solistas, como el pianista ruso Alexei Volodin.

Varios intérpretes del bel canto la eligieron para realzar sus conciertos en Mérida y Chichén Itzá.

En 2013, la OSY regresó al Festival Cervantino como una orquesta madura, «con un repertorio más difícil y volvimos a triunfar, fue muy halagador, porque no se esperan que una ´orquesta de provincia´ tuviera un nivel tan alto», indicó con orgullo.

Otro de sus logros se registró con el lanzamiento de un disco conmemorativo por el X aniversario y una gira por la Ciudad de México, «fuimos a Bellas Artes y nos presentamos por vez primera en la Sala Nezahualcóyotl, que es uno de los recintos culturales más importantes de Latinoamérica».

La fiesta de aniversario continuó en Morelia, donde anualmente organizan uno de los festivales más importantes de música académica, con impacto en Hispanoamérica.

En 2019, antes del cierre obligatorio por la pandemia, la Orquesta Sinfónica de Yucatán estrenó un clásico, «que ya le debíamos a nuestro público»: El Cascanueces con la Compañía Nacional de Ballet».

Para el Fideicomiso Garante a su cargo, el Patronato para la Orquesta que dirige doña Margarita Molina Zaldívar y los músicos, es una fortuna que en 18 años hayan «recolectado millones de aplausos, toneladas de aplausos».

Su voz se llenó de orgullo cuando el recuento dejó ver grandes logros: conciertos de música clásica en el Teatro José Peón Contreras, importantes repertorios con los mejores compositores, óperas y espectáculos que sólo se podían ver en televisión o plataformas digitales.

«Creo que en esta temporada XXXVII, que abarca de enero a junio, ya conocemos la fórmula del éxito, nuestras fortalezas y el camino que nos lleva a grandes proyectos, como acompañar al tenor Andrea Bocelli y otras figuras de talla internacional», precisó.

La OSY acompañará al tenor italiano el 26 de febrero próximo en Playa Maroma Beach Club, como parte del concierto Believe World Tour.

Antes de la entrevista que se realizó en las oficinas de la OSY, ubicadas en el interior del Teatro José Peón Contreras, el director general del Fideicomiso Garante para la Orquesta Sinfónica de Yucatán, agradeció el apoyo del público que disfruta las grandes obras de la música clásica.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido Yá ax ché
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?