Península

Queremos un término justo: ejidatarios de Chablekal

Hacen un llamado al INAH y piden la intervención del Gobierno de Yucatán para que cumpla los acuerdos monetarios y se reabra la zona arqueológica de Dzibilchaltún al turismo que anualmente acude a presencial el fenómeno arqueo astronómico en el Templo de las Siete Muñecas

Por Martha López Huan

Ejidatarios de Chablekal que desde 7 de febrero pasado volvieron a tomar la entrada de la Zona Ecoarqueológica de Dzibilchaltún, para evitar el paso de los turistas, personal de Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos (Cultur) e Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), exigen que se respeten los acuerdos de la asamblea del 12 de diciembre pasado entre «El Ejido» y «La Promovente».

«Nosotros descubrimos anomalías en el Acta de la asamblea del 12 de diciembre pasado, tanto del ex ejidatario Manuel Abán Can, como de su sucesor Víctor Cauich Romero y el INAH que debió pagarnos un anticipo de 30 millones de pesos por la expropiación de nuestras tierras el 31 de diciembre pasado», indicó un grupo de ejidatarios apostados a las puertas del sitio que anualmente recibe a decenas de turistas.

En total son 404 ejidatarios de Chablekal que participaron en asambleas con representantes del INAH, pero se dividieron porque más de 180 campesinos están en desacuerdo con algunos puntos del acta de la asamblea «y otros que apoyan al comisario Víctor Cauich Romero, aunque entregaron las tierras que se encuentran en la zona arqueológica y no recibieron un peso».

En entrevista exclusiva, los ejidatarios manifestaron que no pueden esperar más, «ya pasaron más de dos meses y el INAH no respetó el convenio de otorgarnos un anticipo de 30 millones de pesos el 31 de diciembre, ahora pedimos el apoyo del Gobierno de Yucatán para poner fin al problema».

«Queremos un convenio a favor del ejido de Chablekal no sólo de este grupo, sino que incluya a todos, porque todos somos los dueños de esas tierras que nos legaron nuestros abuelos», precisaron.

Los ejidatarios, que se van turnando para evitar el paso de personas a la zona arqueológica, piden a las autoridades del INAH que cumplan: «queremos un término justo para el ejido y para el NAH-Yucatán, porque sabemos que con esta situación están dejando de percibir ingresos por el turismo».

«Queremos que tengan sus ´entradas´ económicas para no afectar más al turismo, sobre todo a los que llegan anualmente a disfrutar el fenómeno arqueo astronómico en el Templo de las Siete Muñecas. Hace unos días llego un camión lleno de japoneses y querían entrar, nos ofrecieron más de mil pesos, pero no aceptamos», aseguraron.

De hecho, durante la entrevista llegaron visitantes de Canadá y Gran Bretaña que desconocían el problema, «venimos de muy lejos para conocer esta zona arqueológica que nos han dicho que es muy bonita y no podemos entrar».

Al enterarse de la toma del sitio, las visitantes lamentaron la situación, «esperemos que se arregle pronto el problema que atraviesan», comentaron las jóvenes a los ejidatarios apostados a la entrada de la zona que también cautiva a los observadores de aves que anualmente llegan para disfrutar las especies endémicas y migratorias.

Los ejidatarios de Chablekal aseguran que el objetivo es llegar a un arreglo pronto con las autoridades el INAH, «estamos en la mejor disposición de entablar un nuevo diálogo, urge acabar pronto para que se abra el sitio».

Finalmente comentaron que el director Jurídico del INAH-Yucatán, Arturo Chab Cárdenas, y el titular de Cultur, Mauricio Díaz Montalvo, «se acercaron, pero sin resultados concretos para ayudarnos a resolver el conflicto de la expropiación de tierras».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido Yá ax ché
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?