Península

Mérida, la ciudad millonaria en caos.

Por Sergio Grosjean Abimerhi

Así describió a nuestra Mérida el regidor del ayuntamiento Gabriel Barragán hace unos días en sesión de cabildo, con lo cual estoy de acuerdo y sin titubear, y a ver si ahora no me acusan de priista je je.

Y esto es sencillo de concluir, ya que, si   tenemos calles desastrosas, parques abandonados y sucios, calles que se inundan hasta con el rocío de la noche, así como alumbrado público deficiente, creo en primera instancia podríamos pensar que no hay recursos para subsanar tales carencias, ¡pero o sorpresa! ya que el ayuntamiento de Mérida tenía al 31 de agosto de 2022 el saldo en bancos más grande de su historia, cantidad que suma la nada despreciable cifra de 1,766 millones de pesos. Imagínese ese dinero asentado mientras la ciudad se cae a pedazos.

El 65% de este activo proviene de recursos propios ingresados gracias al pago de honerosos impuestos y derechos que pagamos los meridanos; recursos añejándose mientras las suspensiones y llantas de nuestros vehículos se despedazan debido a las lamentables condiciones de las calles.

¿Y muchos se preguntarán si la idea de contener el gasto en el 2021 y 2022 es o no concertada?

No quiero ser mal pensado, pero piensa mal y acertarás, ya que según datos que proporcionó el regidor en sesión de cabildo del 14 de septiembre del 2022, en el año 2021 hubo un subejercicio de seiscientos noventa y nueve millones de pesos que se pasaron para este año, y ahora resulta que hay otros mil y pico millones de pesos que pasarán para al siguiente año junto con los anteriores.

Ignoro si el alcalde se cayó de la cuna cuando era bebé y piensa que nos chupamos el dedo, pero tener a una ciudad en este deplorable estado con tanto dinero en el banco – además del dinero en la caja chica de lo que recaudan «bajo el agua» de vendedores ambulantes, permisos mañosos y otras entradas   que solo ellos y Dios saben-, no solo es una burla para los meridanos, sino diría que es hasta una recordada de ya saben quién.

Por otro lado, cuando se habla de rehabilitación de calles, parques, banquetas entre otros, se invierte solo el 5% del presupuesto del ayuntamiento, siendo que un 99% de esa inversión proviene de recursos federales, y aun teniendo la citada suma en bancos, se pretende un préstamo. increíble pero cierto, pero endeudar más a la ciudad teniendo esa suma embodegada me parece de locos, no se usted que opine.

Pero la cosa no acaba allá y viene lo más interesante, ya que durante el primer año del tercer período del alcalde, se  realizaron 352 procesos de adquisiciones y obra pública, y de acuerdo a la plataforma nacional de transparencia, el 52% de todas estas obras y adquisiciones fueron por adjudicación directa, así como lo escucha, por asignación directa, es decir, palabras más palabras menos, más de 500 millones de pesos  fueron a las arcas de quien designó el alcalde, a quien por cierto el regidor se lo increpó en la cara durante la citada sesión sin que este diga ni pío.

Finalmente, yo, Sergio Grosjean – al igual que el regidor-, no sé si vuelo al pensar que la razón para mantener el dinero en el banco sea porque el próximo año es preelectoral, y para que gastarlo ahora, mejor lo dejan allá para que en este 2023 se hagan obras y el alcalde salude con sombrero ajeno con harta propaganda y la gente tenga fresco que se repararon calles y todo lo que se luzca y de pilón voten por él. ¿Y usted qué opina?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido Yá ax ché
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?