ActualidadCulturaEditorialEstilo de vidaLibre ExpresiónPenínsula

Ecuación del crecimiento de la Mérida que se nos fue…

Actualmemte terrenos desde 300 metros cuadrados se convierten en departamentos o en locales comerciales, siendo que antes, cuando eran casa habitación, albergaban a una sola familia, y ahora se transformó en un espacio para decenas o centenas de personas.

Por Sergio Grosjean Abimerhi
En esta ecuación del crecimiento de Mérida le expondré con elementos conocidos, desconocidos o incógnitas como lo es un ejercicio de ese tipo pero de manera análoga con el crecimiento de nuestra ciudad, en el que podemos incluir desarrolladores con moral y principios quienes contemplan áreas verdes y sistemas de tratamiento de aguas residuales así como calles amplias y aceras adecuadas; constructores rapaces que aprovechan cada centímetro de terreno sin importarle afectar al vecino o rumbo y arrasan con todo a su paso; especuladores que compran y venden como su nombre lo indica; ladrones; abogados y notarios que delinquen; y al final, señalaré la incógnita de la ecuación.
Antes de entrar en materia y como preámbulo, el año pasado en un escrito narré la célebre fábula de la rana y el agua hirviendo, misma que viene a colación con el crecimiento con la ciudad y con el conformismo del que es presa gran parte de los meridanos, y del que curiosamente son los que más sufrirán el impacto de este fenómeno que han provocado los últimos gobernantes apuntalados por la “miopía” de ciudadanos.
La fábula narra que en cierta ocasión, una rana saltó a una olla de agua hirviendo, y al sentir el calor, saltó al instante para escapar de ella por simple instinto de supervivencia. Sin embargo, al otro día, esa misma olla estaba llena de agua fría por lo que otra rana saltó dentro y nadó tranquila y feliz sin imaginarse que el agua se iba calentando poco a poco hasta transformarse en agua templada pero acostumbrándose, y así continuar nadando plácidamente. Sin embargo, paulatinamente el agua continuo incrementando su temperatura a grado que llegó a estar tan caliente que mató a la rana por tanto calor, y esto sucedió porque nunca se percató del incremento del calor que fue de forma gradual a la que se fue acostumbrando.
Mapa de la Mérida de 1953
Algo similar sucede en la ciudad de Mérida, y lo sintetizo con un pequeño ejemplo: conversando con un amigo, me comentaba que había visto una casa en venta, y ya que logró reunir el dinero durante unos meses, cuando regresó para comprarla simplemente ya no pudo concretar la adquisición pues el precio se había incrementado en un 60%. Así como lo escucha: 60% de aumento en menos de un año.
De igual forma, en el presente, terrenos desde 300m cuadrados ya se convierten en departamentos o en locales comerciales, siendo que antes, cuando eran casa habitación, albergaban a una sola familia, y ahora se transformó en un espacio para decenas o centenas de personas.
De manera similar, individuos que antes pagaban $500 de impuestos prediales por su predio ahora sufragan 10 veces más y felices, y esto gracias al convencimiento de las campañas publicitarias que curiosamente pagamos con nuestros impuestos al gobierno. Estas afirman que las propiedades se han revalorado y han incrementado su precio, y los ingenuos piensan que es positivo y por eso pagan gustosos, sin imaginarse que cuando venda, efectivamente, venderá en un precio más alto, pero lo que comprara costará más y mucho más, sin darse cuenta que sus entradas serán las mismas; siendo así, no solo le vieron la cara al venderla esa tonta idea, sino tuvo además que pagar la campaña publicitaria. Uff…
¡Ojo!… Coméntalo con tu pariente, amigo, vecino o “gurú”, pues si piensa que algún día podrá comprarle a sus hijos un terreno o casa como posiblemente sus padres lo hicieron en su momento por usted, creo es conveniente que se siente un momento a razonar porque al ritmo que llevamos, los únicos beneficiados son los citados en el primer párrafo. Pero no me crea, cheque cuanto paga de impuestos prediales, el valor de las casas o las rentas en el presente, y compárelo con hace solo 5 años. Se asustará y de pilón póngase un pañal.
Pero regresando al primer párrafo, en la ecuación que dejé a los ladrones con signo de interrogación, ahora le explicaré quienes son y porqué lo dejé para el final, siendo que va junto con pegado, pues se han dedicado desde al menos las últimas tres administración estatales a robarle a los ejidatarios sus terrenos. Así como lo escucha: a robarles, y por supuesto sería interesante preguntarles a los mandatarios si saben de esta ecuación o es simplemente casualidad todo esta compra de premios, propuestas de “inversión” y todo lo que puedas imaginar. El papel aguanta todo.
LOS LADRONES Y EL MODUS OPERANDI
Como cito, el modus operandi va de la siguiente manera: cuando un comisario ejidal le avisa a los ejidatarios que ya llego su título de propiedad luego de un largo proceso de cambio de destino, es decir, de ser un terreno ejidal y convertirse en propiedad privada luego del trámite y asambleas, los bandidos se enteran por contactos que tienen dentro del Registro Agrario Nacional (RAN) o en el registro público de la propiedad. Entonces, escrituran con un poder para venta sin firma del propietario o con una firma que falsifican, es decir; el notario se presta a este robo, -y esto lo digo con causa y conocimiento pues tengo pruebas para sustentar que notarios han sido cómplices de este delito, y de hecho a varios les han quitado su notaria por ladrones.
Luego, se hace la venta y división del predio en varias partes para así complicar la defensa del ejidatario, que ya no solo tiene que defender su titulo sino su predio que ya ha sido dividido y vendido a varias personas. Importante señalar que para el ejidatario, el documento físico de la propiedad que le entregaron en el mejor de los casos representa su propiedad-valga la redundancia-, sin embargo, luego de toda la artimaña, tristemente ese papelito no tiene valor, y llegan a esa conclusión cuando quieren vender o usufructuar su terreno, que ya ha sido invadido, construido o cercado. Los delincuentes saben perfectamente que los ejidatarios para defenderse necesitan dos cosas vitales: tiempo y dinero. Para beneficio del ladrón, el ejidatario no tiene ni tiempo, ni dinero, ni conocimientos. De encima si les toca un abogado corrupto se venden a la contraparte, y hay varios ejemplos en Cholul de los que me he enterado.
Son juicios que demoran hasta 10 años, y de encima, todo indica que grupos de políticos están metidos hasta el cuello en ello y por consiguiente tienen todo de su lado, aparte del caminito ya recorrido muchas veces. Competir contra ellos es casi imposible, es como poner en una pista de arrancones a un Volkswagen contra un Lotus y este último salga 30 segundos antes. Así de simple.
Finalmente, la incógnita de la ecuación son los políticos y burócratas, quienes aprovechan a los elementos citados al principio, pues esto repercutirá en su cartera, ya que sin duda, gran parte de los terrenos que se han robado agarrarán más plusvalía gracias al desarrollo bueno o malo, y he ahí la razón de porqué tanta publicidad que no les cuesta, y así todo el mundo venga a Mérida y Yucatán a vivir y de esa manera incrementar la plusvalía de esos terrenos.
Importante señalar que este esquema aparentemente comenzó hace 3 administraciones cuando Ivonne Ortega se esmeró en promover el estado en programas televisivos nacionales porque se decía que era presidenciable; continuó con Rolando Zapata que también tiene su corazoncito internacionalizando la publicidad, y ahora con Mauricio Vila quien curiosamente ha externado que quiere ser presidente y al ritmo más y más publicidad a grado que la secretaria de turismo del estado a eso se dedica. Obviamente el tres veces alcalde Renán Barrera también le ha metido a la publicidad con mucha fe. Me quedo con dos preguntas ¿Será que están enterados de estos robos o todo es mera casualidad? ¿Y quién seguirá? Ojo magentas… (Sergio Grosjean Abimerhi)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido Yá ax ché
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?