CulturaPenínsula

Crearán un plan piloto para reabrir Chichén Viejo

El titular del Centro INAH Yucatán confirma la reapertura del sitio que cuenta con palacios, altares, murallas, tumbas y una enorme tortuga que simboliza el centro del universo

Por Martha López Huan

La zona arqueológica conocida como Chichen Viejo, ubicada en la parte sur del centro ceremonial de Chichén Itzá, reabrirá este mismo año, pero con un plan piloto para que la visita sea respetuosa de la flora y fauna.

«La reapertura será como anunció el titular del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, pero en diciembre próximo pondremos en marcha un plan especial para que visitantes del mundo puedan conocer Chichén Viejo», confirmó el titular del Centro INAH Yucatán, José Arturo Chab Cárdenas.

El complejo habitacional, que se desarrolló del 650 al 700 d.C., cuenta con palacios, altares, murallas, tumbas de dignatarios y una enorme tortuga que simboliza el centro del universo.

Los investigadores y un equipo de trabajadores, a cargo de los arqueólogos Francisco Pérez Ruiz y José Osorio León, trabajan a marchas forzadas en el sitio donde han encontrado diversos artículos que los mayas prehispánicos usaban para cazar.

Los trabajos de mantenimiento mayor y la excavación del Templo Chichén Viejo registran un 85% de avance.

Hay elementos decorativos de peculiar belleza que representan monos, abejas, caracoles y una enorme tortuga que se cree sirvió como centro ceremonial en Chichén Viejo, cuyo auge se registra del 900 al 1,200 dC.

«Los visitantes que lleguen a través del Tren Maya a Chichén Viejo o la Serie Inicial quedarán cautivos ante la majestuosidad de los edificios y palacios mayas que reflejan el amor y cuidado por la naturaleza», precisó Chab Cárdenas.

Con tecnología preservan vestigios arqueológicos

Por otra parte, el director general del INAH, Diego Prieto Hernández, aseguró que siguen las acciones de salvamento arqueológico que se realizan en el acompañamiento a la construcción del Tramo 4  del Tren Maya.

«Los trabajos de preservación de vestigios arqueológicos representan la combinación de tecnología de punta y la determinación de desarrollar la economía y el bienestar social en el Sureste de México», aseguró.

Para Prieto Hernández, el Tren Maya también simboliza «la voluntad de preservar y recuperar los elementos de nuestro pasado cultural e identidad, memoria y orgullo de pertenencia».

Habló del Tramo 4, que consta de 239 kilómetros de vía doble electrificada que va de Izamal, Yucatán, a Cancún, Quintana Roo.

«Las tareas de salvamento arqueológico se concentran en estudios de gabinete, restauración de materiales y sistematización de la información de 4,228 bienes inmuebles, 570 elementos de tipo mueble, 42,617 tiestos cerámicos, 16 entierros humanos y 110 rasgos naturales identificados a lo largo del tramo», aseveró.

En paralelo, el INAH y el gobierno federal siguen con el Programa de Mejoramiento de Zonas Arqueológicas (Promeza) en dos sitios patrimoniales de Yucatán que visitarán los usuarios del Tren Maya: Chichén Itzá y Ek Balam.

En la primera se registra un avance de 82% en la conservación de las estructuras que se localizan en su núcleo: el juego de pelota, el Cenote Sagrado, el Castillo, la Iglesia y los templos de los Jaguares, de los Guerreros, Norte, de las Mesas, de las Monjas y de Venus.

Hay un 55% en la llamada Plataforma Maudslay y 80% de progreso en lo que respecta al trabajo en delimitadores y andadores en el sitio arqueológico.

Otras labores que destacan en Chichén Itzá son la construcción del Centro de Atención a Visitantes (Catvi) y del Museo de Sitio, que llevan 12% y 20% de avance, respectivamente.

Sobre Ek Balam, el director general del INAH apuntó que el proyecto de investigación y consolidación del edificio maya conocido como la Acrópolis registra 55% de avance, labores que han derivado en importantes hallazgos, como las figuras estucadas de captores y cautivos que recientemente fueron ubicadas en el ala este del recinto prehispánico.

También se desarrollan labores para crear un Catvi para optimizar e incentivar la visita pública que tiene 5% de avance en su construcción.

Prieto Hernández enfatizó el cuidado que el INAH otorga a la conservación del patrimonio de la Península de Yucatán, como queda patente en los esfuerzos para preservar sitios como la cueva denominada Dama blanca, ubicada en el Tramo 5 sur del Tren Maya.

«Se encuentra bajo evaluaciones constantes de personal especializado y no ha registrado afectación alguna durante las obras del proyecto federal», aseguró.

Añadió que el Tren Maya es un proyecto que apoya al gremio arqueológico, pues ha brindado empleo para las acciones de salvamento y mejoramiento de las zonas arqueológicas adyacentes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido Yá ax ché
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?