ActualidadComercialVistazos

Revelan el misterio de una cueva hallada en el corazón de Tulum

El arqueólogo José Antonio Reyes Solís informa de 11 entierros con ofrendas de peces, tortugas, caracoles, conchas y otros animales marinos que siguen en investigación

Por Martha López Huan

 

 

 

El misterio de una cueva hallada en el corazón de la ciudad prehispánica de Tulum, Quintana Roo, se devela: contenía 11 entierros con ofrendas de peces, tortugas, caracoles, conchas y otros animales marinos que siguen en investigación.

 

«Lo importante del hallazgo es la ubicación, se encuentra dentro de la ciudad amurallada entre los Palacios del Halach Huinic y de las Columnas», explicó el arqueólogo José Antonio Reyes Solís, coordinador del Programa de Mejoramiento de Zonas Arqueológicas (Promeza) en Tulum.

 

Al dar a conocer el resultado de la excavación de la cueva hallada en uno de los senderos que habilitaron para engrandecer el área de visita, reveló que los huesos de los entierros pertenecen a personajes de élite.

 

Sin duda es gente importante, «porque la enterraron al interior del recinto amurallado de Tulum», cuyo nombre antiguo era Za´amá que en lengua maya significa «Amanecer».

 

Al interior de la cavidad, que mide nueve metros de largo por seis de ancho con tres recámaras, también había una vasija, un molcajete de cerámica del periodo Post Clásico Tardío (1,200 a 1,500 d.C)

 

El arqueólogo y su equipo de investigación actualmente siguen analizando el material, «se está identificando qué tipo de usos de animales hay».

 

En las ofrendas identificaron restos de peces loro, mantarrayas, tiburón tigre, barracuda, tortuga de mar, de tierra, mamíferos «y algunos huesos de felinos que podrían ser jaguar u ocelote».

 

La excavación concluyó y la cueva se cubrió para poder conservarla, «quizá en algún momento realicemos otro proyecto para habilitarla a la vista, no para recorridos ya que es muy pequeña».

 

La cueva tiene tres cámaras: al sur, central y norte, los restos que estaban en el interior se trasladaron a los laboratorios el Centro INAH Quintana Roo ubicado en Chetumal.

 

LA CIUDAD AMURALLADA DEL CARIBE

 

Tulum, que también significa Ciudad amurallada, es un sitio prehispánico que se levanta sobre un risco del mar Caribe y es la tercera zona más importante de México, después de Chichén Itzá y Teotihuacán.

 

«Es importante por la cantidad de visitantes que recibe al año y culturalmente hablando destaca por su ubicación en el Caribe, una ruta de comercio que va de Centroamérica a la Península de Yucatán», comentó el arqueólogo Reyes Solís.

 

Además, el sitio que estaba poblado cuando llegaron los españoles, cautiva por la arquitectura de sus palacios, templos y otros edificios que florecieron en el Post Clásico Tardío.

 

El descubrimiento del arqueólogo es apenas uno de los secretos que guarda Tulum, un sitio con murallas que se investiga desde los años 20 y 30.

 

«En los 90, se realizaron investigaciones puntuales en algunos edificios», agregó.

 

ABREN NUEVAS ZONAS

 

Reyes Solís informó que actualmente coordina un proyecto para dar mantenimiento integral a la zona amurallada para conservar los edificios que se encuentran a la vista del público «y se complementa con la apertura de nuevas áreas».

 

«Estamos trabajando en dos torreones que aún no están abiertos a la visita, pero se habilitan accesos a un área nueva», aseguró.

 

En el área sur de la zona arqueológica, se prepara el Conjunto Nauyaca, «son pequeños templos adoratorios asociados que están relacionados con el comercio marítimo de los grupos mayas».

 

Explicó que gracias a los recursos del Promeza, derivado del Tren Maya, Tulum ofrece nuevas áreas de visita, de descanso, áreas de recepción y jardines que se complementan con investigaciones que develan misterios de sus antiguos habitantes.

 

RESCATAN AL DIOS DESCENDENTE

 

Por otra parte, el INAH informó sobre el rescate y restauración de siete figuras del dios Descendente en diversos edificios de Tulum.

 

Al dios maya, que tiene un Templo junto al Castillo de Tulum, se le asocia con la lluvia, al Sol del atardecer, el rayo, la abeja y Venus.

 

«Aunque el personaje está en varios sitios de Mesoamérica, el dios Descendente es la figura emblemática de la región Costa Maya Oriental», informó la responsable del proyecto de restauración, Patricia Meehan Hermanson.

 

Los mayas prehispánicos representaron al dios Descendente en cerámica, Códice de Dresde y pintura mural, durante el periodo Posclásico (900 a 1542 d.C.).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido Yá ax ché
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?