Uncategorized

«Defiendan la fiesta brava», pide Diego Bastos a los mexicanos

El novillero sevillano cuenta en Mérida su historia en el arte de la tauromaquia, que comenzó a los 10 años de edad y se afianzó cuando Manuel Escribano indultó a "Cobradiezmos" en 2016

Por Martha López Huan

 

 

 

El sevillano Diego Bastos, quien se presentó por primera vez en la Plaza de Toros Mérida el 22 de marzo y dejó un gran sabor de boca entre el público que disfrutó la Gran Novillada Internacional, pidió a los mexicanos defender la fiesta brava.

 

«Que vayan a los toros y defiendan la fiesta brava», indicó en alusión al futuro incierto que atraviesa la Plaza de Toros México, ya que, aunque la Suprema Corte permitió su reapertura, los antitaurinos recurren a amparos en diversas instancias para el cierre definitivo del coso que tiene 78 años de tradición.

 

El joven coronó el apoyo de Plaza de Toros Mérida con un «¡Viva México!».

 

En entrevista exclusiva, al término de su participación en la Gran Novillada Internacional, al lado de los mexicanos César Pacheco y Bruno Aloi, contó su historia en el arte de la tauromaquia.

 

«De chico jugaba al fútbol, pero me quité y mis padres en metieron a la escuela taurina y lo que comenzó como un juego terminó siendo mi gran pasión cuando vi la corrida en la que Manuel Escribano indultó a ´Cobradiezmos´, en ese momento me di cuenta que los toros eran lo mío y quería ser como el matador sevillano», reveló.

 

El 13 de abril de 2016 en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, Manuel Escribano indultó a «Cobradiezmos», un ejemplar de la ganadería de Victorino Martín que derrochó fuerza, casta y bravura.

 

Diego Bastos confesó que de los grandes toreros aprendió la entrega, el respeto por la afición, querer llegar a algo y mucha humildad.

 

Esos mismos valores salieron a relucir durante su participación en la Mérida, ante los astados «Alux» y «Yucateco», de 390 y 350 kilos, respectivamente.

 

–México y España tienen muchas cosas en común, ¿lo ves como un buen augurio para tu carrera?

 

–Sí, se ve que reciben a los españoles con mucho cariño y la verdad es un orgullo que me reciban, a mí un desconocido, con los brazos abiertos –respondió feliz y aunque no logró cortar orejas, la afición lo llenó de palmas.

 

Gracias a su alta estatura, el joven novillero derrochó elegancia, «sí, hace que se vea bonita la faena, aunque siempre hay puntos a favor y en contra».

 

Sobre su participación en la Gran Novillada, comentó que es su primera vez en Mérida, «espero que no sea la última, porque el público es muy entendido y vive la fiesta brava como me lo imaginaba».

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido Yá ax ché
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?