Libre Expresión

EL DEPORTE EN EL CARDENISMO (Segunda Parte)

Por Jorge Luis López Mendoza

Durante la segunda mitad de la década de los 30’s del siglo pasado, el desarrollo del deporte en Yucatán, y en general en México, estuvo en gran medida ligado al gobierno Cardenista. Durante este periodo, las actividades físicas y de esparcimiento fueron fomentadas de manera consistente, por lo que hubo grandes avances en la construcción de espacios para la práctica y el fomento del deporte de manera notable.

            En Yucatán, el proyecto cardenista estuvo ligado con la aplicación de la reforma agraria -implementada a nivel nacional-, la cual contempló complementar el reparto de tierras con la educación del campesino. Parte de la política cardenista planteaba que no era imposible mezclar el desarrollo educativo del campesino con el reparto de tierras, y para logar esto último, fue necesaria la implementación de la educación socialista. Por medio de este sistema se pretendía educar tanto al obrero como al campesino como una persona civil que estuviese empapada del conocimiento básico para su desarrollo cultural, así como del conocimiento suficiente para su autosuficiencia al momento de laborar, con lo cual se le enseñaban oficios de acuerdo con su zona de residencia, al igual de que se le convertiría en un defensor y promotor de los valores de la revolución.

El trabajo y la educación eran básicos para el buen desarrollo de la nación, ya que el país se construiría en el esfuerzo de los obreros y campesinos, sin embargo, quedaba al aire un espacio de tiempo en donde el obrero o campesino no se dedicaba a su trabajo, sino que lo invertía en otras actividades. Entonces ¿en dónde encajaba la practica deportiva en todo lo planteado? Justo en estas actividades que, en la gran mayoría de los casos, conllevaban el derroche del sueldo en vicios como el alcohol u otras actividades inmorales, por lo que se necesitaba tener algo con que educar u ocupar al obrero-campesino para que invirtiera bien este tiempo de ocio. Es aquí en donde entra las prácticas deportivas, las cuales no solo contribuían al desarrollo de un cuerpo sano, necesario para poder trabajar eficientemente, sino que alejaban a los jóvenes de cualquier centro de vicio, así como también aprendía a tener disciplina. Todo aquello se puede ver perfectamente expresado en esta frase “Hay que hacer de cada trabajador un deportista; un hombre que gaste sus horas en el campo de juego…; que retorne al hogar llevando, en vez de humos del alcohol, un caudal de sangre oxigenada y unos músculos ágiles…” (Lisbona, 2006).

            Este fue el motivo por lo que procuró promover el deporte desde la educación más básica, la primaria, y de ahí en adelante a todos los niveles. Por eso mismo, se procuró mantener una relación con todas las asociaciones y federaciones deportivas del país, lo que llevó a la implementación a nivel nacional del Departamento Autónomo de Educación Física, el cual trabajó en conjunto con la Secretaria de Educación Pública (SEP) y en colaboración con la Confederación Deportiva Mexicana (CODEME), justo a través de esta última el Departamento Autónomo podría coordinarse para trabajar con las demás asociaciones deportivas del país.

            En Yucatán, antes de la creación del del Departamento Autónomo de Educación Física, el deporte estaba a cargo del Departamento de Educación, y el gobierno estatal veía en el deporte el medio para unir a campesinos, obreros, militares, deportistas y actores del sistema educativo en los ideales de la revolución, y el momento ideal para demostrar esto eran los desfiles conmemorativos del 20 de noviembre, justo sobre esto, a principios de 1935, el gobernador Lic. Fernando López Cárdenas, comentaba lo siguiente:

“El desarrollo de los deportes ha sido favorecido preferentemente y es confortador en alto grado el constatar como la difusión de estos ha contribuido a formar una juventud escolar físicamente fuerte y moralmente sana y de qué manera aún los mismos trabajadores han sentido esta provechosa influencia que entre otras múltiples ventajas tiene la de alejarlos de los centros de vicio” (p. 8)

En el mismo informe también comentaba con orgullo que se usaron todos los recursos y todo el empeño por organizar el desfile del 20 de noviembre en la capital del estado, y es que hay que recordar que el desfile del 20 de noviembre fue instituido desde un principio como un desfile deportivo-militar (Diario Oficial, 1934, p.6), y es en el gobierno del Gral. Cárdenas cuando se empieza a institucionalizar el deporte por lo cual el 20 de noviembre se convertiría en el marco ideal para que no solo las instituciones del gobierno y clubes privados, sino también las escuelas de educación básica y superior pudiesen exponer a sus deportistas y el gobierno pudiese dar a conocer sus esfuerzos en materia deportiva.

También este desfile tenía la finalidad de promover la práctica de los deportes y el atletismo entre la juventud yucateca y los campesinos y obreros, y por tal motivo, dentro del mismo desfile se encontraban contingentes de campesinos de los pueblos y municipios del interior del Estado. Para la organización de este desfile, y de los siguientes, estaban implicados las autoridades Estatales y municipales, las autoridades militares y el Comité Deportivo Estatal del PNR, las cuales se encargaban, en conjunto, de organizar y promocionar el desfile, así como de alentar las prácticas atléticas entre la juventud en los diversos municipios de Yucatán.

Ya entrado el año de 1936, durante el Interinato del Ing. Florencio Palomo Valencia, el Departamento de Educación cuenta con una Sección de Cultura Física, con lo cual los apoyos al deporte aumentaron. Además, el Gobierno procuró apoyar al deporte universitario. Dado que para esta década la Universidad Nacional del Sureste, hoy UADY, dependía directamente del gobierno estatal, dentro de la partida anual destinada a los gastos de la universidad, el gobierno destinaba una cantidad específica para los apoyos de los deportes de la Universidad, siendo lo más destacado el apoyo dado a la celebración del Campeonato Escolar de Basquetbol, el cual se celebraba en la cancha de basquetbol del edificio central de la Universidad. Dentro del mismo año, el ejecutivo destino una partida extraordinaria de $1,500.00 pesos para contribuir con los gastos que realizaría la Selección Yucateca de Fútbol que representaría al estado dentro de Campeonato Nacional que se celebraría en la Ciudad de Guadalajara (Palomo Valencia, 1936, p. 21 y 22).

Entre 1937 y 1939, el deporte se vio en franco crecimiento con respecto a su práctica y a su difusión. En las Escuelas se promovía las practicas físico atléticas desde los primeros años de primaria. El atletismo fue el deporte que más se vio promovido en la instancia escolar, desde las sencillas sesiones de estiramiento a media jornada de clases, hasta la práctica de las tablas rítmicas y de las pirámides, todo esto se impartía con el fin de que los niños, niñas y jóvenes pudiesen tener un mejor estado físico y que fuese el complemento ideal de su formación escolar.   Entre los campesinos, también el atletismo fue la actividad ideal para que estos pudiesen competir entre sí, así como para demostrar sus capacidades. El gobierno puso un gran empeño por que los campesinos tuviesen en el atletismo el mejor medio para su desarrollo físico; competencias como las carreras de 100 y 200 metros; lanzamiento de bala, jabalina y disco, y la camita, eran las ideales para que estos pudiesen desarrollarse en el área deportiva.

Los años de 1938 y 1939 resultaron particularmente importantes, porque en estos se terminó por consolidar la organización deportiva del Estado y el ambicioso programa deportivo del gobierno Federal a través del Ejecutivo del Estado. En 1938 se instaura el Departamento Autónomo de Educación Física y se crea la Federación Deportiva Yucateca y para 1939 se termina la Unidad Deportiva Estadio Salvador Alvarado y se organizan los Juegos Deportivos Peninsulares.

REFERENCIAS

Decreto que declara en toda la república “Día de la Revolución” el 20 de noviembre. 25 de enero de 1934, Diario Oficial.

Lisbona, N. (2006). La Institucionalidad del deporte en Chiapas durante el periodo Revolucionario1910-1940. Revista de Dialectología y Tradiciones Populares, LXI (2), 43-57. https://dra.revistas.csic.es/index.php/dra/article/view/13/13

López, F. (1935). Informe de gobierno del ciudadano Lic. Fernando López Cárdenas Gobernador Constitucional Interino del Estado a la H. XXXIII Legislatura de Yucatán 1936. http://acervo.bibliotecavirtualdeyucatan.com.mx/janium-bin/janium_zui.pl?jzd=/janium/AP3/AP/BCCA_3/9141/d.jzd&fn=23004

Jorge Luis López Mendoza. Licenciado en Historia por la Facultad de Antropología de la UADY, con certificado en Competencias Docentes para la Educación Media Superior en 2016. Docente desde 2011, con experiencia en educación secundaria, media superior y superior. Actualmente docente del área de Ciencias Sociales en la Unidad Académica Bachillerato con Interacción Comunitaria (UABIC) de la UADY, miembro del proyecto Fútbol de Primera y apasionado de la Historia y el fútbol.  

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido Yá ax ché
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?